FILOSOFÍA

En Ling kuan karate- KKR la filosofía es de importancia fundamental,  pues por medio de una serie de versos y proverbios este transmite a los alumnos y practicantes de esta disciplina, los valores para vivir de una manera mas sana y plena, entregando a estos las bases moral, que dan pie para la formación de una persona, comprometida en superar las dificultades y pruebas que nos impone la vida, dando al alumno la estabilidad mental y espiritual que es el contra peso entre cuerpo y mente, formándose  con esto la fusión y el  equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu los cuales deben existir en perfecta armonía, ayudar a los demás sin esperar recompensa, ser leal,  pacífico y paciente, recto en su proceder, amante de la familia, moderado en su proceder, respetar a los demás y respetar la vida por sobre todas las cosas, bondad y no fuerza son el camino, Amor y Amistad son mejores que el odio y la envidia, pues estos últimos, dan dolor y pudren el alma y el espíritu.

La introducción en la filosofía comienza con este poema:
"Aprende los caminos del tigre y del dragón, el del tigre el de la tenacidad y del poder, el del dragón, aprender a volar con el viento, aprende los caminos para proteger, mas que para destruir, evita en lugar de contener, contén en lugar de dañar, daña en lugar de mutilar, mutila en lugar de matar, pues toda vida es preciosa y no puede ser reemplazada.

Aprender el camino del tigre es: aprender a ser fuerte, inteligente, astuto y tenaz, saber que se debe evitar los conflictos innecesarios y proteger la vida por sobre todas las cosas.
Aprender el camino del dragón, sabiendo que el camino del dragón es: el de la fuerza, del conocimiento y sabiduría. Este camino nos insta a ser más astutos que nuestros oponentes y usar todos nuestros recursos para evitar y evadir los conflictos, pues estos nos conducen solo a la destrucción.

Proteger y no destruir debe de ser nuestro principio y la base de nuestro proceder.

Este poema nos entrega un orden de proceder y de conciencia, tratando de evitar la contienda o el enfrentamiento, como el primer paso.

Contén en lugar de dañar, es el segundo postulado, que nos indica  que, si somos agredidos verbalmente debemos contener nuestros ímpetus y nuestra ira, pues así podremos evitar el conflicto.
Dañar en lugar de mutilar, en tercer lugar nos dice, cuando hemos hecho todo lo posible para evitar una  lucha y aún así somos agredidos físicamente, debemos actuar pero minimizando el daño al oponente, defendiéndonos en primer lugar y luego, golpeando de forma rápida y eficaz, sacando de combate a nuestro oponente en el mínimo tiempo y con el mínimo daño posible.
Mutilar en lugar de matar, el cuarto postulado nos aconseja que, cuando no existe ninguna posibilidad, pues hemos agotado todos nuestros recursos, que cuando la vida de uno mismo o de los demás esta en peligro, debemos proceder en consecuencia y así evitar la perdida de vidas, pues estas no se pueden reemplazar de ninguna forma.