| INICIO | LING KUAN KARATE | FILOSOFÍA | MAESTROS | PRACTICANTES | NOTICIAS | MULTIMEDIA | CONTACTO |

Ling kuan karate (Kobushi karate rei)


Ling kuan kárate (kobushi karate rei) "es un arte marcial y un deporte de contacto", según el objetivo que el practicante necesite pues, como arte marcial, su objetivo es la supervivencia y vencer al o los oponentes, en el mínimo tiempo, ya sea con armas o con manos vacías.

Es un deporte pues tiene un reglamento de competición que protege a los combatientes, pero busca como ganador al que reúna el máximo cualidades como: velocidad, potencia, fuerza, estrategia, conocimiento marcial, resistencia física y fortaleza. El competidor deberá ocupar todos estos a su máximo si quiere vencer en el combate. 

Kobushi karate rei o kárate Ling kuan es símbolo de dualidad, pues los estilos que lo forman son diversos, unos de velocidad otros de fuerza, unos de potencia relajada otros duros, unos de sutileza otros de contacto directo. En kárate ling kuan (kobushi karate rei) se funden golpes duros y blandos, desplazamientos suaves y duros, resistir castigo y golpear, las manos vacías y las armas, cuerpo y mente, etc.

En Kobushi karate rei o ling kuan karate Contamos con una técnica inicial, la cuál da origen a un evento durante el combate, ésta a su vez da comienzo a una contra técnica, la misma inicia como resultado una contra-contra técnica, produciendo así el encadenamiento técnico evolutivo, característico del estilo, (también llamado lógica del movimiento continuo).

 

ROMPIMIENTOS
COMBATE
KATAS

Lo que caracteriza al Kobushi Karate Rei o Ling Kuan Karate, es la llamada lógica del movimiento continuo. Esta consiste en la concatenación armónica de técnicas marciales destinadas al ataque - defensa, y que surgen cada una como consecuencia mecánico - lógica de su antecesora inmediata.
En otras palabras, cuando en un combate se usa una técnica inicial "A", Ling Kuan karate responde a ella "encadenando" otra técnica que resulte mecánicamente óptima, es decir, continuando el movimiento para no romper la plasticidad y la lógica del desplazamiento, evitando así la pérdida de energía que se produciría al realizar movimietos contrarios y forzados, conservando al mismo tiempo la potencia para redirigirla en una acción de ataque.